Los mensajes de Salinas para AMLO

Han sido dos y muy contundentes. Una voz en Palacio Nacional me hace saber que en los últimos 15 días, Carlos Salinas le comunicó al Presidente, (a través de un tercero y de manera irónica), que su nombre también es “marca registrada”, y ante ello, se abstuviera de manejarlo a la ligera.

“Evite usarme y señalarme en cualquier sentido, de otra forma, me veré obligado a cobrarle regalías, pues mi nombre también es marca registrada”, son las líneas que a grandes rasgos fueron enviadas a AMLO por quien en alguna ocasión, (durante un diálogo entre López Obrador y Diego Fernández de Cevallos), fue etiquetado como “el jefe de jefes”.

Es claro que el nombre de Carlos Salinas de Gortari no es “marca registrada”, lo cual evidencia aún más el tono burlón y sarcástico del mismo, situación nada nueva para alguien en este país, tomando en cuenta la añeja y accidentada relación entre ambos personajes.

“Somos más de dos expresidentes dispuestos a contraatacar en caso de su insistencia por llevarnos a juicio, cuando a todas luces no hay pruebas para actuar, lo cual evidencia que los fines son meramente populistas. Tenemos diversos videos sobre su hermano y otros colaboradores que serían, se lo aseguro, de mucho interés para los medios de comunicación y opinión pública”, dicta el otro mensaje, según me afirman.

Un par de semanas antes de recibir estos comunicados de Salinas, el Presidente López Obrador fue enterado de algunas exigencias de Enrique Peña Nieto, (mismas que compartí en esta columna para EL UNIVERSAL), donde le pidieron detener mediáticamente el caso Lozoya, o de otra forma, liberarían más videos de su hermano recibiendo apoyos para las campañas del 2015 y 2018.

El caso de EPN no incomoda a AMLO; existe un pacto de caballeros celebrado el 3 de julio del 2018, ahí, en Palacio Nacional, donde se acordó que tanto el mexiquense como algunos de sus colaboradores más cercanos no serían tocados, “aunque el avispero político-mediático sonara demasiado o pareciera inminente procesarlos”.

El Presidente está incómodo y molesto: una cosa es su acuerdo con Peña Nieto, pero Carlos Salinas de Gortari se cuece aparte, sin embargo, (y muy a su pesar), el tabasqueño carece de margen de movimiento, pues la videoteca de EPN y asociados, (donde también tiene acciones el “innombrable”), es demasiado peligrosa como para tomar riesgos.

De acuerdo a esta voz en Palacio Nacional, uno de los mensajes contaba con un polémico postdata. “No soy el Licenciado Peña, pero estudié Maestría y Doctorado en Harvard”.

alejandroaguirre77@gmail.com
Twitter: @aaguirre_g
www.alejandroaguirre.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *