Lo que Gordillo le dejó a Duarte

“Voy a decirle al Presidente, cuando lo vea en los próximos días, que no vaya a sacar a Javier Duarte, ya con lo de Elba Esther tuvimos suficiente”, me dijo un alto personaje priísta mientras tomábamos café, ahí, en su oficina ubicada en el primer cuadro de la CDMX.

El rumor de la pronta salida del ex mandatario veracruzano está más vivo que nunca. La salida de Gordillo lo llenó de ánimos, “anda hilarante, como en sus mejores días gobernando tu estado; con decirte que hasta hace más chistes burlones sobre su situación y la de su acérrimo rival, Miguel Yunes”, me compartió, por su parte, un integrante de su cuerpo de abogados.

“Cierto es que tenemos todo para liberar a Duarte de la cárcel, pero tampoco podemos cantar victoria. Hubiera o no ganado AMLO, podemos ganar el caso de Javier, sin embargo, insisto, el hecho de que muchos crean que el siguiente en obtener su libertad es él, nos juega más en contra que a favor”, me comentó el litigante, en un restaurante cercano al Reclusorio Norte.

“Aunque la gente crea que la salida de Elba Esther prepara el campo para que Duarte corra la misma suerte, no es así, te lo digo yo, que trabajo en su defensa. Nos habría convenido más que la Maestra siguiera en la cárcel, de esa manera, no cabría la posibilidad de que los jueces, queriendo evitar pasar a la historia bajo la pesada etiqueta de haber liberado a Javier, retrasen aún más lo inevitable”.

El cuerpo de abogados de Javier Duarte considera que la salida de su cliente no pasará del 2019. “Sabemos que no transcurrirá mucho tiempo para que lo saquemos, siempre y cuando AMLO no lo vuelva también preso político, como le ha ocurrido a otros personajes en México que han gastado su vida tras las rejas”.

“Entiendo que la popularidad de mi cliente en tu estado no es la mejor, y tampoco creo que si logramos sacarlo viaje a Veracruz. Nuestra tarea no es hacerlo el hombre más querido o menos repudiado, estamos contratados para defenderlo, y lo haremos porque la PGR no ha logrado obtener pruebas contundentes”, me dijo, mientras observaba su reloj ya un tanto apurado.

El abogado se fue y me quedé terminando la taza con café. ¿Es la eventual liberación de Duarte un asunto de conveniencia para EPN, o en su caso, AMLO?, ¿será que justamente la idea de su probable salida empantanó más las opciones para el ex gobernador?, ¿lo dejarán tras las rejas un “buen tiempo más”? Cuestión de meses para saberlo. “Este año, o cuando mucho el que viene, serán cruciales para el tema de Javier”.

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *