Moisés, el taxista, me habló de política.

Me dijo que de “todos no se hacía uno”, que “estaba de más votar”, mientras recibía el pago que le daba por la “corrida” de extremo a extremo en la ciudad. Fue un taxista de nombre Moisés, un hombre de 60 años (calculo), canoso y muy “platicador”, de esos que “ te atrapan apenas te subes a la unidad”.

”Sí, joven, no hay mucho de dónde agarrarse; el niño Yunes, el de Boca del Río, ya le tira calabaza a su papá y será lo mismo con la inseguridad, muertos por todos lados; si el papá no pudo, menos el hijo, o bueno, eso pienso”, me confió, mientras yo me apresuraba a activar la grabadora de mi celular, por lo anecdótico del testimonio.

“Y ahora ya no sé si votaré por Cuitláhuac, ya vio usted que Hipólito, por quien yo voté para alcalde, ya se quiere traer puros chilangos para acá a trabajar, o al menos eso escuché que dijo en las noticias de la radio. ¿Somos muy brutos los de aquí para que se traiga a los defeños?”, decía Moisés, al tiempo que ponía música de Vicente Fernández en su estéreo.

“Y Pepe Yunes, noooo joven, otro Yunes que ya no sé qué diferencia hay con el que está y con su hijo. Este Yunes me cae bien, pero el que busca la Presidencia no me convence nada, y quizá son la misma cosa; la verdad es que poco he escuchado de él, ¿y usted?”.

Moisés, el taxista, tomó la Avenida Ávila Camacho y se topó, como ocurre casi siempre, me dice, con un tráfico infernal. “Me lleva la…. a ver dígame, quién de esos tres va a solucionar el problema vial, yo no veo que haga algo el nuevo alcalde, y no creo que a los que buscan ser gobernador les interese, esos se mueven por aire, o les abren el paso con agentes de tránsito”.

“Lo que hace falta son auténticos candidatos ciudadanos, independientes, que no vengan de algún partido político, eso ya los mancha, ¿no cree? La otra vez escuchaba al Bronco, ese es más ex priísta que independiente; o Margarita Zavala, ella es más panista que independiente”, me dijo, mientras se acomodaba una gorra blanca.

“Yo veo que todos son muy catrines o raros, aunque no quieran parecerlo: al hijo del Gobernador lo veo muy fresa; a Cuitláhuac, le falta para ser como López Obrador, y el peje tampoco me convence mucho, a veces creo que está loco, y a Pepe Yunes lo veo como dormido, como si estuviera de candidato a la fuerza; ni a cuál irle de los tres, joven, nos la ponen muy difícil”.

Bajé del taxi, se despidió diciendo que ojalá no me hubiera aburrido con la plática. Todo lo contrario: me dio tema para compartir.

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *